viernes, 25 de octubre de 2013

Su árbol

[29.10.11]
-No se ha movido de ese árbol desde que ella se fue. Haz algo, estoy preocupada.
-Pero, ¿qué puedo hacer yo? -dije esperando una respuesta que nunca llegó- Vale, lo intento, pero no te prometo nada.
Las tormentas hacen que los árboles tengan
raíces más profundas y fuertes
Dirigí mi mirada hacia aquel niño perdido. A ese inmenso árbol. A toda esa aura de tristeza que los rodeaba. Me recordaba a alguien.
-Hola -dije con una de las mejores sonrisas que pude darle.
Ni me miró. Es más, ni se inmutó. Sus ojos estaban vacíos, perdidos en el abismo de la desolación.
-¡Qué bonito y grande es este árbol! -dije intentando ganarme su atención.
Nada. No pasó nada. Ni se movió, ni me miró, ni se inmutó. Absolutamente nada.
Me agaché, y me puse a la altura de sus ojos. Eran tan profundos sus ojos, que me dio miedo. Un abismo que no comprendía.
Intenté tocarle, pero, se giró hacia al árbol, lo abrazó y dijo:
-Déjame en paz.
En ese momento lo comprendí. Comprendí por qué no se movía de aquel árbol. El árbol era lo único que le daba seguridad, y se aferraba a él como podía. Sus ojos delataban su interior, aún así, era difícil comprender por qué el árbol.
Me levanté en silencio, triste por las palabras de aquel niño indefenso. Le acaricié el pelo y me fui. No era a mí a quien esperaba.
Luna Plateada

4 comentarios:

  1. A veces nos aferramos a algo material porque sabemos que no nos defraudará, como lo puede hacer el ser humano. Y ese niño aprendió pronto que las personas fallamos, con o sin intención.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Hoola
    Me paso por aqui para decirte que te he nominando a un premio en mi blog, pasate cuando puedas.
    Lena
    http://compasesrotosips.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado el texto. Creo que a veces es imposible no aferrarnos a algo porque esto nos hace especial. Porque las cosas no materiales son las que pueden permanecer siempre con nosotros.
    Te sigo desde hoy.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Que triste que a un niño le pase eso, como dice la frase, demasiado dolor para tan poca edad. Me gusto mucho el texto, pude imaginarme toda una historia detrás de este suceso.
    Besos :)

    ResponderEliminar