sábado, 22 de febrero de 2014

Luchar o no luchar

Él estaba acurrucado en la cama, y ella lo miraba apoyada desde la pared. Parecía tan tranquilo, tan feliz, ajeno a todo lo que a ella le atormentaba. 

Ella se contentaba con mirarle. No sabía cuántas veces más volvería a verlo, o si esa sería la última vez que lo vería. Y sin querer, una lágrima recorrió su mejilla. Deseaba con todas sus fuerzas que él se despertara y la abrazara, le necesitaba. Pero eso nunca ocurría, él siempre dormía y ella siempre estaba despierta en medio de la oscuridad, completamente sola.
Todas y cada una de las noches que dormían juntos, él se quedaba dormido, mientras ella se quedaba despierta hasta las tantas. Todas y cada una de esas noches, ella se sentía completamente sola. Seguramente, el problema era de ella, por no despertarle. Él se hubiera despertado de buen grado y la hubiera abrazado y dado todo ese cariño que le faltaba, pero ella no se atrevía, no quería sentirse peor persona de lo que ya se sentía. Tendría que superarlo.
Y un día, todo cambió. Se acostumbró a estar sola, se ayudó a sí misma a salir de ese pozo de tristeza en el que vivía sumida. Ya no era tan feliz como lo fue al principio de todo, pero al menos ya no se sentía sola cuando no tenía a nadie. Había aprendido a sobrevivir. Se había vuelto a encerrar en sí misma, dispuesta a luchar por proteger su alma y su corazón, para que no le hicieran daño. Lo que significaba que aquel chico ya no estaba dentro de las fronteras. Al igual que ella se sentía fuera de sus sueños todas aquellas noches, él ahora no estaba en los de ella. Y a partir de entonces, las noches cambiaron.
Ella estaba acurrucada en la cama, y él la miraba apoyado desde la pared. Parecía tan tranquila, tan feliz, ajena a todo lo que a él le atormentaba.


Luna Plateada


7 comentarios:

  1. Un día todo cambia. Y vemos la vida desde otro prisma, respirando un aire nuevo y dejando atrás lastres innecesarios. Entonces es cuando nos ven porque somos diferentes antes sus ojos.
    Muy bueno tu post.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Auroratris. Un placer, como siempre.
      Besos.

      Luna Plateada

      Eliminar
  2. Qué buen post! Es muy triste y para mi eso es lo que lo hace más hermoso todavía...
    Siempre llega un momento en la vida de todo el mundo en el que se empiezan a ver las cosas de manera diferente y cambiamos, y es entonces cuando nos hacemos visibles para muchas personas

    Besos
    Marina
    http://www.sharpenstyle.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marina, me alegro de que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Luna Plateada

      Eliminar
  3. Buen texto Luna :)
    Me encantó el final. A veces somos indiferentes a lo que nos rodea, un tanto egocéntricos, pero así somos, nos olvidamos de los demás (desde el punto de vista del chico)...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Soudy, muchas gracias.
      Besos.

      Luna Plateada

      Eliminar
  4. ¿Pero se amaban? Es raro, me hace pensar como muchas veces no sabemos corresponder a esa persona que daría todo por nosotros, y cuando esa persona se cansa, somos nosotros quienes lo damos todo por el/ella. Eso me hace pensar que a veces solo hay una oportunidad para amar...
    Besos :) Espero que puedas pasarte por Delirios del Pensamiento :)

    ResponderEliminar